El deseo de tanto mujeres como hombres de lograr la depilación permanente ha creado una oda