Botox o toxina botulínica

Botox o toxina botulínica

Botox es el nombre comercial que se le da a la toxina botulínica, una neurotoxina producida por una bacteria, que tiene propiedades letales que la convierten en uno de los venenos más poderosos que existen; suena peligroso, no? Sin embargo, los profesionales de la salud han dado con ciertas utilidades de aplicación clínica donde esta toxina ha demostrado resultados favorables, como es el caso de enfermedades neurológicas, enfermedades caracterizadas por movimientos involuntarios, contracciones oculares persistentes, para tratar incontinencia urinaria en los discapacitados parapléjicos, y en pequeñas dosis para tratar la eliminación temporal de arrugas faciales.

En el caso de su función estética, el botox actúa debilitando y paralizando determinados músculos, y bloqueando algunos nervios, logrando que la piel adquiera una apariencia rígida y estirada, los efectos pueden extenderse hasta los 6 meses.

La medicina estética la utiliza para atenuar las arrugas de las zonas de expresión como en los ojos, labios y frente, y para el tratamiento de hiperdrosis o sudoración excesiva en las axilas, pues también actúa como un bloqueador de la glándula sudorípara, disminuyendo la producción de sudor.

Teniendo en cuenta que se trata de una toxina de alto riesgo, su administración es un tema muy importante, se debe contar con el servicio de un médico especialista, bajo ninguna circunstancia debe intentar aplicarla usted misma en casa, y no deje que le administren más de una inyección en la zona, recuerde que sus efectos en dosis más altas pueden llegar a ser letales.

Entre sus efectos secundarios podrían presentarse síntomas de hinchazón en la zona donde se realizó la inyección, moretones, sensibilidad, debilidad muscular, párpados caídos, náuseas, vómitos, sudoración, síntomas de gripe, dolor de cabeza, esto se debe porque tu cuerpo reconoce que te están inyectando una toxina, y responderá para proteger tu sistema, pudiendo presentarse dichos efectos secundarios.

Luego de llevado a cabo el tratamiento debes evitar consumir aspirina o algún medicamento parecido, no consumir alcohol, no realizar ejercicios ni grandes esfuerzos físicos o cardiovasculares pues la tóxina podría propagarse a otras partes del cuerpo.

Por último, la utilización del botox no es aconsejable para personas con enfermedades neuromusculares, tampoco para personas con antecedentes cardíacos, o alguna cardiopatía existente, las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia también deben evitar su uso.

Les queremos recalcar que el tratamiento del botox debe ser llevado a cabo por médicos especialistas de la salud estética, por el contrario no se puede asegurar los efectos y riesgos que puedan presentarse en la intervención, recuerden que se trata de una sustancia tóxica que si no está bien preparada podría causar problemas severos en la salud.

Con respecto a esto, les invitamos a que si están considerando recurrir a este tratamiento para mejorar su apariencia estética, el aspecto de su piel, disminuir las arrugas, es importante que consulte con especialistas, en el Centro Médico Sant/Martí cuentan con la disponibilidad de profesionales de la medicina estética capacitados para brindar un servicio y un procedimiento seguro y eficaz, asegurando los resultados deseados, recuerde que su salud es un tema importante, recurra a profesionales diestros y confiables.

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *