Cuidar la flora vaginal en verano

El verano se acerca…tanto que parece que ya está aquí. Comienza la temporada de playa, piscina, deporte al aire libre, terrazas..por todo ello hemos de tener especial cuidado con una de las zonas sensibles de nuestro cuerpo: la flora vaginal.

En la vagina existe un ecosistema de microorganismos, como en las otras zonas mucosas de nuestro cuerpo, que conviven en un sistema equilibrado y de cuyo equilibrio depende nuestra buena salud.

flora vaginal

El equilibrio del ecosistema de la flora vaginal va a depender de muchos factores, habiendo circunstancias que lo pueden alterar y hacerlo más vulnerable:

  • bajo nivel de estrógenos durante la menstruación
  • sequedad vaginal
  • práctica del coito
  • productos higiénicos agresivos
  • infecciones por hongos

El verano es una época del año en la que el riesgo de sufrir una infección vaginal aumenta, ya que también realizamos actividades fuera de lo habitual: uso de bikini/bañador con humedad, deporte y/o condiciones con cambios de temperatura/sudor, alimentación diferente en viaje, mayor uso de baños públicos, quizás mayor número de relaciones sexuales…

En estas circunstancias todas sabemos lo molesto que puede llegar a ser una infección por leve que sea: prurito, picor vaginal, sequedad… y que además, si nos vemos en la obligación de tomar medicamentos, hay que saber que los antibióticos perjudican la flora vaginal, ya que combaten las bacterias en global, tanto las que nos puedan perjudicar como las que nos son beneficiosas. Recuperar el equilibrio de la flora vaginal es importante de cara a esquivar la reaparición de problemas o la cronificación de éstos.

Para ayudarte en la tarea de restaurar el equilibrio de la flora vaginal, puedes tomar complementos alimenticios probióticos, de venta en farmacias. Los probióticos están formados por cultivos de los mismos microorganismos que actúan beneficiosamente en la flora vaginal, los lactobacilos, y su función en este particular ecosistema es: intentar colonizar lo máximo posible, desplazando a potenciales bacterias negativas; a la vez que al alimentarse genera ácido láctico que ayuda a mantener el nivel ácido en el pH vaginal.

Asegúrate de disfrutar del verano!

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *