Mesoterapia facial, un tratamiento con muchos beneficios

Mesoterapia facial

Este nuevo tratamiento que se ha puesto de moda últimamente ha despertado muchas dudas y curiosidades, vamos a intentar hacer un recuento de todos los detalles más importantes para que conozcas de qué trata este tratamiento, cómo funciona, y los posibles riesgos.

Para comenzar, la mesoterapia de trata de un tratamiento de medicina cosmética, es decir, no es quirúrgico; consiste en la aplicación de varias inyecciones directamente en la grasa subcutánea, los ingredientes activos de las inyecciones están compuestos por varios aminoácidos, minerales, medicamentos y vitaminas que están diseñados para movilizar y disolver grasas, entre los más comunes utilizan el aminoácido L-Carnitina, el cual tiene muchas propiedades que favorecen a la reducción de la grasa corporal, de esta manera se consigue destruir las células adiposas que contienen la grasa.

La inyección se lleva a cabo con una aguja muy pequeña, de manera que no sentirás dolor alguno, y luego de haber finalizado, las sustancias inyectadas no te causarán ningún efecto extraño, simplemente harán nuestro elimine las grasas disueltas y toxinas a través de la orina.

Como en muchos casos de los tratamientos de la medicina estética, en la mesoterapia también se requieren de varias intervenciones para culminar el objetivo dispuesto, es el especialista el que acordará cuántas sesiones se requieren, y normalmente se aplicarán dos veces por semanas hasta finalizado el plan dispuesto por el especialista.

La mesoterapia se recomienda principalmente para eliminar grasa en zonas localizadas, en el caso de la celulitis, por ejemplo, se delimitan las zonas pintándolas, para poder identificar perfectamente el lugar una vez que la persona se encuentre acostada y relajada, preparada para la inyección. Estas inyecciones funcionan estimulando la activación celular, la producción de colágeno, fortalece las fibras de elastina y combate los radicales libres, de manera que no sólo ayuda a eliminar las grasas, sino que da una apariencia rejuvenecida a la piel.

Pero los beneficios de la mesoterapia no llegan hasta ahí, sino que su utilidad es tan amplia que estudios han comprobado su efectividad para revitalizar y desintoxicar glándulas como las suprarrenales, la tiroides y los ovarios, también es utilizada como tratamiento para la disminución del dolor, e incluso se ha registrado mejoras a nivel cognitivo por su uso. La mejoría puede notarse bastante rápido, luego de 24 horas de su aplicación, y durar semanas o meses antes de ser necesaria otra sesión.

No obstante, hay que estar consciente que a pesar de ser un tratamiento no invasivo, pueden presentarse ciertos riesgos, por eso es importante realizar estas intervenciones con médicos especialistas que estén preparados ante cualquier situación que pueda presentarse; los efectos secundarios podrían ir desde un enrojecimiento leve en la zona tratada, una reacción alérgica e incluso alguna infección peligrosa al no ser un procedimiento aplicado en condiciones óptimas. Debe utilizarse un compuesto de calidad para evitar riesgo indeseado, pues a veces un medicamento de baja calidad puede convertirse en un problema para la salud.

Al finalizar el tratamiento se recomienda hidratarse bien, consumiendo bastante cantidad de líquidos para eliminar fácilmente la grasa diluida, regular tu dieta para complementar el tratamiento también es aconsejable, así como realizar ejercicios y actividades físicas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *