Peeling químico: beneficios y riesgos

Peeling quimico

El peeling médico o peeling químico es una técnica implementada en la medicina estética para mejorar la apariencia y la textura de la piel utilizando soluciones químicas para que la piel muerta se desprenda con facilidad y de paso a una piel regenerada mucho más tersa y suave, con menos manchas, líneas de expresión y arrugas.

Existen distintos tipos de peeling de acuerdo a la profundidad de la limpieza y el tipo de químico utilizado:

El peeling ligero/superficial o peeling químico de ácido alfa hidróxido, está indicado para corregir cicatrices de acné y arrugas leves mediante la eliminación de las capas externas de la piel, se suelen utilizar sustancias como el ácido láctico, ácido salicílico o ácido glicólico y es aplicado en varias sesiones.

El peeling medio o peeling químico de ácido tricloroacético, pensado para suavizar arrugas finas, eliminar manchas superficiales y corregir el tono desigual de la piel (también conocido como “lifting”), es normalmente aplicado en las zonas del cuello y la cara, pero puede ser utilizado en todo el cuerpo. Es recomendado como un tratamiento efectivo para pacientes con tonalidades más oscuras de piel.

El peeling profundo o peeling químico con fenol, está diseñado para proporcionar resultados más duraderos, siendo capaz de alisar incluso las arrugas más profundas, ofreciendo resultados más duraderos; es un tratamiento de única aplicación y su compuesto principal es el ácido carbólico.

Entre sus principales ventajas destacamos que, siendo una intervención no invasiva, tenemos la posibilidad de reparar los vestigios de la piel sin someternos al bisturí, y por ende no requiere de hospitalización ni cuidados especiales intensivos, gracias a la anestesia local no sentirás dolor durante el procedimiento (el cual a su vez es rápido y sencillo), su efecto es inmediato y es efectivo para cualquier tipo de piel, y muchos estudios han reportado que el peeling químico (y sobre todo el peeling profundo) podría funcionar como tratamiento preventivo para el cáncer de piel.

Sin embargo, y como nada en la vida puede ser perfecto, el peeling químico también tiene una serie de riesgos o desventajas implícitas, entre la más conocida está el enrojecimiento, hiperpigmentación o coloración excesiva en la piel, la cual es normal los dos o tres primeros días luego de aplicado el tratamiento, pero puede extenderse si el peeling es incompatible con el tipo de piel, es decir, si el especialista cometió un error en la elección de procedimiento o químico. También existe el riesgo de que se presente alguna infección cutánea, como en el caso de desarrollar herpes es importante vigilar la evolución de la piel, la temperatura y la humedad, para evitar episodios reincidentes que podrían afectar el resultado del tratamiento.

Asimismo se debe evitar la exposición al sol por lo menos los tres días siguientes a la aplicación del tratamiento, también es importante mantener la piel hidratada y evitar situaciones en las que puedas sudar excesivamente, por eso debe evitarse realizar ejercicios o someterse a saunas, trate de no maquillarse durante los días consecutivos hasta que su piel nuevamente presente un aspecto normal.

Por último queremos recalcar que es de suma importancia que sea un profesional de la salud quien te aplique el tratamiento, pues un mal procedimiento puede dejarte con marcas o cicatrices permanentes peores.

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *