Qué es el Botulismo?

Botulismo

El botulismo es una enfermedad de alto riesgo causada por una bacteria llamada Clostridium botulinum que puede ser ingerida en alimentos mal conservados o también puede entrar a través de una herida. Esta bacteria vive de manera natural en el suelo y en aguas contaminadas, esta bacteria en los alimentos que no se conservaron de manera adecuada, puede liberar toxinas causando una grave y fuerte intoxicación en las personas.

Dicha toxina es tan potente que solo basta una cantidad diminuta para causar estrago en el  cuerpo. Algunos alimentos más propensos a desarrollar esta toxina son los alimentos enlatados como verduras, jamón curado, miel, jugo de zanahoria, papas al horno en aluminio, entre otros, por eso, al comprar alimentos enlatados o en conserva, debe de verificarse que el empaque esté bien sellado sin orificios, y las latas deben de tener la tapa hundida lo que significa que aún contiene la presión necesaria para su conservación.

En el caso de los bebés, pueden correr más el riesgo de contraer botulismo infantil debido a que, durante su periodo de exploración del mundo, se mete a la boca objetos del suelo, también prácticas de los padres como agregarle miel a los chupones pueden causar la enfermedad debido a la miel que ya se encuentra contaminada, esto causa del desarrollo de botulismo en los intestinos del infante causando que también haya aparición de esta en sus heces.

Otro medio de infección es a través de las heridas abiertas, al estar expuesta a suciedad o agua contaminada, puede contraer esta bacteria produciendo sus potentes toxinas en el organismo causando la enfermedad. Los síntomas que se pueden presentar son: cólicos, visión doble, náuseas, vómito y extrema debilidad con tendencia al parálisis del cuerpo, el cual también puede causar insuficiencias respiratoria, pérdida del habla y dificultad para tragar.

En los bebés que presentan constipación digestiva, babeo excesivo, debilidad incluso para el llanto respiración y la succión, adelgazamiento y pérdida de apetito, pueden ser signos de botulismo, por lo que es vital que el bebé se lleve de inmediato a servicio de urgencias en el hospital más cercano.

El médico ante la sospecha de botulismo, puede realizar una serie de exámenes físicos, que en caso de intoxicación puede causar reflejos débiles, párpados permanentemente caídos sin poderlos abrir, parálisis muscular e  intestinal, retención de la orina, visión doble o borrosa, y poca capacidad para articular palabras, también se caracteriza la ausencia de fiebre. Dicha bacteria puede ser identificada por medio de análisis de sangre donde aparece la toxina ya sea por ingesta o por admisión de una herida, en el caso de intoxicación únicamente por la ingesta de la bacteria, un coprocultivo también podría arrojar los resultados de la toxina.

Afortunadamente existe un tratamiento contra el botulismo administrando antitoxina botulínica, pero es necesario, debido a la gravedad que produce la parálisis en todo el cuerpo, que el paciente se interne en el hospital con toda la ayuda que necesite. Cualquier sospecha de que usted o su bebé pueda tener botulismo, inmediatamente acuda al hospital.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *