Qué son las varices?

varices

Las varices son venas hinchadas causadas por que la sangre se ha acumulado de manera anormal, eso es debido a que las paredes de las venas y válvulas superficiales se debilitan. Las varices pueden ser un mal heredado y también se produce por permanecer muchas horas de pie sin caminar, lo que provoca que la sangre no circule adecuadamente y se acumule.

Las venas hinchadas difícilmente pueden cumplir su función, debido a que mientras más grande es la cavidad de la vena, menor es la presión que tendrá, y como la sangre que fluye de abajo hacia arriba va contra la gravedad, es necesaria más presión para que este llegue al corazón, una vena más fina produce la presión necesaria para que realice su función adecuadamente. Pero permanecer mucho tiempo de pie sin realizar actividad física que estimule la circulación, produce que las venas se hinchen y la sangre deje de fluir atascándose en una zona.

Las mujeres tienen mayor probabilidad de desarrollar varices debido al embarazo, y aunque en los hombres es por demás menos probable que aparezca, también se ha presentado casos de varices testicular y anal. En pocas ocasiones una persona puede tener várices en el esófago, pero es una posibilidad.  Las varices no solo dan un mal aspecto a las piernas y otras zonas donde se pueda presentar, sino que también causa malestares como sensación de piernas pesadas, piernas hinchadas, dolor, calambres y en los casos más severos, se pueden presentar venas que sangran.

No existe un tratamiento que pueda prevenir las varices, pero se pueden tomar medidas en casa para prevenirlas por medio de buenos hábitos saludables,  como realizar ejercicio físico que ayudan a mejorar la circulación de la sangre en las venas, también es de vital importancia evitar el sobre peso y la obesidad, acostarse manteniendo los pies en una posición elevada. Aunque puedan presentarse várices incluso con estos cuidados, estas aparecerán de manera más controlada y con menos probabilidad de que se compliquen.

Existen dos tipos de várices, las superficiales que parecen arañas y en menor proporción pero son los más comunes, y las varices tronculares, que pueden llevar a ser un poco o bastante visibles y suelen afectar más espacio de las piernas.

En la actualidad, existen diversos tratamientos contra las várices, que no solo ayudan desvanecer la apariencia, sino que también alivia los demás molestos síntomas, estos se presentan en inyecciones locales y pueden desaparecer las varices rápidamente. También hay tratamientos homeopáticos a base de elementos naturales como el consumo o aplicación de productos de ginkgo biloba, vid roja, entre otras plantas que han ayudado a este mal desde tiempos antiguos.

También el cambio de hábitos puede ayudar a evitar las várices como baños fríos en las piernas, tratamientos de compresión, geles de enfriamiento, masajes, elevación de las piernas, mantener una dieta baja en grasas para evitar la obesidad, evitar en lo posible usar tacones altos o suela plana, evitar la deshidratación, e incluso protegerse del sol, lo que ayudará a tener unas piernas libres de varices.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *